HATHA

hatha

Hatha Yoga representa la parte física del Yoga -mientras que el Raja Yoga representa la parte mental-. Hay quienes lo traducen como “el yoga de la fuerza o de la voluntad” porque fortalece el cuerpo pero también la voluntad al tratarse de una disciplina que requiere compromiso. Asimismo, puede entenderse como la integración de conceptos opuestos que terminan creando una unión completa, dando lugar al “yoga de los contrarios y del equilibrio” –“Ha” significa sol y “Tha”, luna-. El Hatha nos llena de energía al mismo tiempo que nos calma; equilibra nuestros aspectos femeninos con los masculinos, el lado derecho de nuestro cuerpo con el lado izquierdo; facilita la conexión entre la mente y el cuerpo. Y es que el objetivo del Hatha Yoga es unir el cuerpo, la mente y el espíritu.

En una clase de Hatha se realizan posturas (asanas), ejercicios de respiración (pranayamas) y relajación final (savasana). Es una práctica pausada y suave al ritmo de una respiración consciente y profunda mediante la que se alcanza un estado meditativo. Sus beneficios para la salud física y mental son múltiples: aumento de la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza muscular; mejora de la postura corporal; reducción y gestión del estrés…

El Hatha es la base de otros estilos de yoga, como Ashtanga, Vinyasa y Bikram, y puede practicarlo cualquier persona.

Practicar yoga es conocer tu cuerpo y conocerte a ti mismo. Es respetar tu cuerpo y tu mente.