El próximo día 20 de junio de 2021, Bikram Rosales cierra sus puertas. ¡¡¡Hasta pronto!!!

Cuando en 2011 comenzamos a practicar Bikram Yoga, después de varios años de práctica de Yoga, descubrimos un camino del que decidimos no desviarnos. Disfrutábamos con nuestra práctica, casi diaria, que nos hizo crecer a través del descubrimiento postura a postura, clase a clase, día a día de los secretos de esta práctica que nos ha regalado Bikram Choudhury. Sí, el gurú nuestro gurú, el mismo que recibió de su gurú Bishnu Ghosh los conocimientos para que las 26 posturas de la serie tuvieran ese orden y ejecución, y la fuerza para transmitírnoslas a los Profesores Certificados.

En 2014 se presentó ante nosotros la posibilidad de participar en el proyecto de apertura de un estudio de la mano del que había sido, desde que empezamos con esta práctica, uno de nuestros profesores. No lo vimos como negocio, lo vimos como una forma de incorporar en nuestras vidas este regalo que la vida había puesto en nuestro camino. Así nació Bikram Rosales, con la ilusión de emprender un nuevo camino, el nacimiento de algo nuevo en nuestras vidas, que nos llevó mas tarde, por diversas circunstancias, a certificarnos como profesores.

Esther hizo su maleta y se fue a Thailandia en Otoño de 2016, con gran esfuerzo y tras nueve semanas y casi 1000 horas de formación, volvió a Madrid con su certificado del Bikram´s Yoga College of India y la alegría de haber podido recibir de “la fuente” la esencia de la práctica.

A partir de ese momento tocaba ponerlo en práctica, disfrutando de cada clase, transmitiendo a cada alumno la pasión por el Bikram Yoga.

Años más tarde Primavera de 2018, me tocó a mi hacer la maleta y partir hacia Acapulco – México a encontrarme con Bikram y hacer mi formación como profesor, igualmente con esfuerzo, pero con mucha ilusión pasé 9 semanas recibiendo los conocimientos de la práctica, de los orígenes, de la honestidad con la que Bikram siempre reconoce quien ha sido la fuente de su conocimiento, su gurú.  Algo que desgraciadamente muchos de los profesores certificados no han aprendido, el respeto a la fuente, al gurú, el respeto a las 26 posturas, a los 90 minutos, al dialogo.

La enseñanza y la práctica de Bikram Yoga se ha ido convirtiendo en nuestras vidas, no en un trabajo, no en un negocio, sino en una parte de ellas, es respirar, es hacer latir nuestros corazones.

Pero a veces la vida nos lleva por caminos no esperados y es así como a nuestras vidas, a las de todos, ha llegado una pandemia, a la que hemos podido hacer frente con mayor fortaleza física por tener un trabajo en nuestros cuerpos a través de la práctica, que hace que nuestro sistema inmune esté fuerte y sea resistente a este y otros virus y enfermedades.

Pero esta fortaleza física no sirve ante la debilidad con la que muchos negocios, nos hemos tenido que enfrentar a esta situación, sin armas, sin medios, sin ayudas, y no hablo solo de ayudas económicas.

En Bikram Rosales, Esther y yo, nos hemos enfrentado a 6 meses de cierre, de marzo a setiembre, nos hemos enfrentado a la reapertura con aforos limitados, 12 alumnos por clase, a clases limitadas, por limitaciones de horarios y por el mayor tiempo necesario para la perfecta desinfección de todos los espacios del estudio. Sirva esto para decir que la limpieza de nuestro espacio ha sido unos de los aspectos mas valorados por nuestros alumnos, junto con el trato personal y el respeto a la práctica.

Nos hemos enfrentado mano a mano a enseñar, a practicar, puesto que la práctica no puede abandonarse. Si no practicas no enseñas.

Llevamos 9 meses intentando alcanzar un acuerdo con la propiedad del local, haciéndoles ver que un negocio que factura el 30 % de lo que facturaba antes de la pandemia no puede seguir haciendo frente al 100 % del alquiler.

La falta de empatía, la incomprensión ante esta situación nos lleva tras meses de incomunicación, no contestan a nuestros mails, a nuestras llamadas, a nuestros mensajes, a tener que desistir y tomar una decisión que no hemos contemplado ni en los peores momentos de estos 7 años de existencia, pues repito Bikram Rosales, no nace como un negocio, nace como una historia de amor hacia esta práctica que tanto nos ha dado y por supuesto nos seguirá dando.

Estos años nos han permitido conocer a muchas personas unas mejores otras menos mejores, pero también nos ha permitido conocer a Bikram Choudhury como persona compartiendo con él y con su familia (Rajashree, Anurag, Laju, Manali) la organización de un training en España en 2019, el primer y único training que hasta la fecha se ha llevado a cabo en territorio europeo. Orgullosos de ser parte de esta familia y de haber dedicado 7 meses de nuestra vida a este proyecto, a conocer a profesores de todo el mundo y compartir con ell@s horas y días de Bikram Yoga y de vida.

No es un adiós es un hasta pronto, volveremos de alguna manera, en algún lugar, con las mismas ganas, la misma ilusión por aprender, por enseñar, por seguir recibiendo y entregando los beneficios de esta práctica de yoga.

Con los 90 minutos, las 26 posturas y el mantra, el diálogo a través del cual vas a recibir los verdaderos beneficios de la práctica y a través del cual seguiremos mostrando nuestro respeto al gurú y a sus enseñanzas.

Gracias a tod@s los que habéis formado parte de estos 7 años de vida de Bikram Rosales, de tod@s hemos aprendido algo, en ocasiones para hacer y en otras ocasiones para no hacer.

Recuerda: Si escuchas mejoras tu práctica, si mejoras tu práctica mejoras tu vida y si mejoras tu vida es más fácil mejorar la vida de los demás.

Námaste.

Si eres alumno de nuestro estudio para continuar con tu práctica de Bikram Yoga, te podemos ayudar a encontrar un estudio para asegurarte de que vas a estar en manos de profesores certificados que respetan la práctica. No todo es lo que parece.

Si tienes un bono en vigor y te quedan clases, podrás disfrutarlas hasta el día de cierre. Si no las consumes contacta con nosotros para proceder a la devolución del importe de las clases pendientes.


Categories: Sin categoría

Post Your Thoughts